Jonh Lennon: “Nos hicieron creer…”

Nos hicieron creer que el “gran amor”,sólo sucede una vez,
generalmente antes de los 30 años.
No nos contaron que el amor
no es accionado,ni llega en un momento determinado.
Nos hicieron creer que cada uno de nosotros
es la mitad de una naranja,y que la vida sólo tiene sentido
cuando encontramos la otra mitad.
No nos contaron que ya nacemos enteros,
que nadie en nuestra vida merece
cargar en las espaldas
la responsabilidad de completarlo que nos falta.
Las personas crecen a través de la gente.
Si estamos en buena compañía es más agradable.
Nos hicieron creer en una fórmula llamada “dos en uno”:
dos personas pensando igual,
actuando igual…
que era eso lo que funcionaba!
No nos contaron que eso tiene un nombre: anulación.
Que sólo siendo individuos con personalidad propia
podremos tener una relación saludable.
Nos hicieron creer que el casamiento es obligatorio
y que los deseos fuera de término,deben ser reprimidos.
Nos hicieron creer que los lindos y flacos son más amados.
Nos hicieron creer que sólo hay una fórmula para ser feliz,
la misma para todos, y los que escapan de ella
están condenados a la marginalidad.
No nos contaron que estas fórmulas
son equivocadas,frustran a las personas, son alienantes,
y que podemos intentar otras alternativas.
Ah, tampoco nos dijeron que nadie
nos iba a decir todo esto:cada uno lo va a tener que descubrir solito.
Y entonces,
cuando estés “enamorado de ti mismo”
podrás ser feliz y te enamorarás de alguien.
Vivimos en un mundo
donde nos escondemos para hacer el amor
aunque la violencia se practica a plena luz del día.”

 

Anuncios

20 frases para enmarcar

1.Albert Einstein: “Si buscas resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo”

2.Robert T. Kiyosaki: “El fracaso derrota a los perdedores e inspira a los ganadores”

3.Malcom Forbes: “Cuando dejes de soñar, dejarás de vivir”

4.Bertolt Brecht: “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida. Esos son imprescindibles”

5.Henry Ford: “El fracaso es la oportunidad de empezar de nuevo”

6.Maynar Keynnes: “Si te debo una libra, tengo un problema. Si te debo un millón, el problema es tuyo”

7.Michael Gerber: “Un emprendedor ve oportunidades allá donde mira, donde otros solo ven problemas”

8.Warren Buffet: “Solo cuando baja la marea se sabe quien andaba desnudo”

9.Peter Dricker: “Donde hay una empresa de éxito, alguien tomó una decisión valiente”

10.Winston Churchill: “El éxito es la capacidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo”

11.E. Joseph Cossman: “Obstáculos es aquello que ve la persona cuando quita los ojos de su meta”

12.Bill Gates: “Tus clientes más insatisfechos son la mejor fuente de aprendizaje”

13.Donald Trump: “La experiencia me ha enseñado unas cuantas cosas: una es escuchar mi intuición, no importa como suene en un papel; la segunda es que por lo general eres mejor haciendo lo que sabes y la tercera es que tu mejor inversión puede ser la que no

14.Debbie Fields: “Lo importante es no tener miedo a tener una oportunidad. El mayor fracaso es no intentarlo”

15.Mary Hay Ash: “Al llegar a un obstáculo, conviértelo en una oportunidad. Es tu elección: superarlo y ser un ganador o verte superado y ser un perdedor”

16.Richard Branson: “Las oportunidades de negocio son como los autobuses, siempre viene otra detrás”

17.Steve Jobs: “La innovación distingue entre un líder y un seguidor”

18.Mark Zuckerber: “Cuando das a cada uno una voz y das poder a las personas, el sistema generalmente mejora. En eso consiste nuestro rol, en darle a la gente ese poder”

19.Guy Kawasaki: “La mejor razón para crear una empresa es para tener un impacto: crear un producto o servicio que haga del mundo un lugar mejor”

20.Harvey Firestone: “El capital no es tan importante, tampoco la experiencia. Puedes conseguir ambas cosas. Lo importante son las ideas”

Recopilación Frases Sun Tzu

Imagen

Un general sabio se ocupa de abastecerse del enemigo.

El supremo arte de la guerra es someter al enemigo sin luchar.

No hay ningún país que se haya beneficiado por guerras prolongadas.

Que la velocidad sea la del viento, y el ser compacto como lo es un bosque.

Luchar con otros cara a cara para conseguir ventajas es lo más arduo del mundo.

Lo supremo en el arte de la guerra consiste en someter al enemigo sin darle batalla.

Si no puedes ser fuerte, y sin embargo no puedes ser débil, eso resultará en tu derrota.

El general abarca las virtudes de sabiduría, sinceridad, humanidad, coraje y el ser estricto.

Maniobrar con un ejército es ventajoso. Maniobrar con una multitud indisciplinada, es peligroso.

Si utilizas al enemigo para derrotar al enemigo, serás poderoso en cualquier lugar a donde vayas.

Las armas son instrumentos fatales que solamente deben ser utilizadas cuando no hay otra alternativa.

Cualquiera que tenga forma puede ser definido, y cualquiera que pueda ser definido puede ser vencido.

Si las instrucciones no son claras, las explicaciones y órdenes no son confiadas, la falta es del general.

La peor táctica es atacar a una ciudad. Asediar, acorralar a una ciudad sólo se lleva a cabo como último recurso.

Los buenos guerreros hacen que los adversarios vengan a ellos, y de ningún modo se dejan atraer fuera de su fortaleza.

Hay que comparar cuidadosamente el ejército opositor con el propio para saber dónde la fuerza es superabundante y dónde deficiente.

Cuando las órdenes son razonables, justas, sencillas, claras y consecuentes, existe una satisfacción recíproca entre el líder y el grupo.

El arte de la estrategia es de importancia vital para el país. Es el terreno de la vida y la muerte, el camino a la seguridad o la ruina.

Evitar la confrontación contra formaciones de combate bien ordenadas y no atacar grandes batallones constituye el dominio de la adaptación.

Haz que los adversarios vean como extraordinario lo que es ordinario para ti; haz que vean como ordinario lo que es extraordinario para ti.

Un ejército victorioso gana primero y entabla la batalla después; un ejército derrotado lucha primero e intenta obtener la victoria después.

Se debe ponderar y deliberar antes de hacer un movimiento. Conquistará quien haya aprendido el arte de la desviación. Tal es el arte de las maniobras.

Es imprescindible luchar contra todas las facciones enemigas para obtener una victoria completa, de manera que su ejército no quede acuartelado y el beneficio sea total.

Cuando se está cerca, se debe parecer lejos, cuando se está lejos, se debe parecer cerca. Se muestran carnadas para incitar al enemigo. Se finge desorden y se lo aplasta.

El que llega primero al campo de batalla espera la llegada del enemigo fresco para combatir. Quien llega tarde al campo de batalla tiene que apresurarse y arriba exhausto al combate.

Si quieres fingir cobardía para conocer la estrategia de los adversarios, primero tienes que ser extremadamente valiente, porque sólo entonces puedes actuar como tímido de manera artificial.

Movilizar a todo el ejército para el combate en aras de obtener alguna ventaja tomaría mucho tiempo, pero combatir por una ventaja con un ejército incompleto tendría como resultado una falta de recursos.

Si te presentas en un lugar que con toda seguridad los enemigos se precipitarán a defender, las personas compasivas se apresurarán invariablemente a rescatar a sus habitantes, causándose a sí mismos problemas y cansancio.

(…) Colócalos en una situación de posible exterminio, y entonces lucharán para vivir. Ponles en peligro de muerte, y entonces sobrevivirán. Cuando las tropas afrontan peligros, son capaces de luchar para obtener la victoria.

Si tu plan no contiene una estrategia de retirada o posterior al ataque, sino que confías exclusivamente en la fuerza de tus soldados, y tomas a la ligera a tus adversarios sin valorar su condición, con toda seguridad caerás prisionero.

Los generales que conocen las variables posibles para aprovecharse del terreno sabe cómo manejar las fuerzas armadas. Si los generales no saben cómo adaptarse de manera ventajosa, aunque conozcan la condición del terreno, no pueden aprovecharse de él.

(…) Fallar en conocer la situación de los adversarios por economizar en aprobar gastos para investigar y estudiar a la oposición es extremadamente inhumano, y no es típico de un buen jefe militar, de un consejero de gobierno, ni de un gobernante victorioso.

Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro; si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y ganarás otra; si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla.

Considera el efecto de la luz y mantente en la posición más elevada del valle. Cuando combatas en una montaña, ataca desde arriba hacia abajo y no al revés. Combate estando cuesta abajo y nunca cuesta arriba. Evita que el agua divida tus fuerzas, aléjate de las condiciones desfavorables lo antes que te sea posible.

Cuando se cumplen las instrucciones, las personas son sinceramente leales y comprometidas, los planes y preparativos para la defensa implantados con firmeza, siendo tan sutil y reservado que no se revelan las estrategias de ninguna forma, y los adversarios se sienten inseguros, y su inteligencia no les sirve para nada.

Ahora, el general que gana una batalla hace muchos cálculos en su cuartel, considera muchos factores antes de que ésta se libre. El general que pierde una batalla hace pocos cálculos en su cuartel, considera pocos factores antes de que ésta se libre. Muchos cálculos llevan a la victoria, pocos cálculos llevan a la derrota.

(…) Cuando induces a otros a efectuar una formación, mientras que tú mismo permaneces sin forma, estás concentrado, mientras que tu adversario está dividido… Una vez vista la formación del adversario, concentras tus tropas contra él. Como tu formación no está a la vista, el adversario dividirá seguramente sus fuerzas.

Si tus fuerzas están en orden mientras que las suyas están inmersas en el caos, si tú y tus fuerzas están con ánimo y ellos desmoralizados, entonces, aunque sean más numerosos, puedes entrar en batalla. Si tus soldados, tus fuerzas, tu estrategia y tu valor son menores que las de tu adversario, entonces debes retirarte y buscar una salida.

 

Un viejo indio …

Cita

Un viejo indio estaba hablando con su nieto.

Le decía:

– “Me siento como si tuviera dos lobos peleando en mi corazón.
Uno de los dos es un lobo enojado, violento y vengador.
El otro está lleno de amor y compasión”.

El nieto preguntó:

“Abuelo, dime, Cuál de los dos lobos ganará la pelea en tu corazón?”

El abuelo contestó:
– “Aquel que yo alimente” .